Microban penetra en la pared de célula del microorganismo deshabilitando su capacidad de actuar, crecer y reproducirse.

El aislamiento correcto de las tuberías es importante para un rendimiento energético óptimo de una casa. Así lo considera Armacell, que cuenta en el mercado con su gama SH/Armaflex, un aislamiento flexible de espuma elastomérica desarrollado para optimizar el rendimiento de las instalaciones de calefacción y fontanería.

Sus propiedades técnicas, que cumplen todas las normativas relevantes, “aseguran a la instalación el mayor ahorro de energía y una larga vida útil”, asegura Armacell. Además, contribuye a la mejora en el confort para el usuario final y a menores costes de mantenimiento. Igualmente, SH/Armaflex reduce las emisiones de CO2 y tiene un tiempo de recuperación de la inversión extremadamente corto.

Este material de aislamiento flexible viene equipado con la tecnología Microban. Cuando los microbios entran en contacto con superficie del aislamiento, Microban penetra en la pared de célula del microorganismo deshabilitando su capacidad de actuar, crecer y reproducirse.
Dado que la protección se incorpora durante el proceso de fabricación, no se elimina ni se desgasta.

Se trata de una solución a largo plazo idónea para aislar equipos de ventilación o aire acondicionado en edificios públicos, como escuelas, hospitales, residencias de la tercera edad, oficinas y aeropuertos, así como en los sistemas mecánicos de las industrias farmaceúticas y de alimentación.